El Mesias Prefigurado

Figuras mesiánicas en general 

¿Qué se entiende por figuras mesiánicas? Los personajes, objetos y acontecimientos que daban de antemano las señales distintivas del Mesías: eran como retratos anticipados, y predicciones mudas de su venida.

¿Cómo sabemos que el Mesías fue figurado de ese modo en el Antiguo Testamento? Lo sabemos: 1º Por la Sagrada Escritura. Entre otros testimonios, Jesucristo ha declarado que la serpiente de bronce figuraba su muerte de cruz (Juan III, 14) y Jonás su resurrección (Mat., XII, 40). San Pablo, refiriéndose al pueblo hebreo, dice que las cosas le sucedían en figura (I Cor., X, 11). 2º Por la tradición. Todos los Padres de la Iglesia afirman que el Nuevo Testamento se halla oculto en el Antiguo; que el Antiguo Testamento es como la rosa en pimpollo, y el Nuevo, como la rosa abierta. 3° Por la perfecta conformidad entre las figuras y Nuestro Señor Jesucristo. No puede ser el acaso, sino la sola sabiduría de Dios, quien ha establecido tan admirable conformidad.

¿Cómo se dividen las figuras del Antiguo Testamento? En figuras personales y en figuras reales, según sirva de figura una persona o una cosa.

Nombrad esas figuras. 1° Figuras personales: Adán, Abel, Noé, Abraham, Melquisedec, lsaac, Jacob, José, Job, Moisés, Aarón, Josué, Gedeón, Sansón, David, Salomón, Jonás. 2° Figuras reales: El árbol de la vida, el cordero pascual, el maná, la serpiente de bronce. 

Figuras personales del Mesías

Adán 

¿Cómo es Adán figura del Mesías? Adán es figura del Mesías por semejanza y por contraste. Por semejanza.– Adán es la obra maestra de Dios en la creaci6n terrestre. Nuestro Señor es la obra maestra de Dios en la creación terrestre y en la celeste. Adán fue constituido rey del universo. Jesús declara que “toda potestad le ha sido dada en el cielo y en la tierra” (Mat., XXVIII, 18). Adán se duerme, y de una de sus costillas le forma Dios una compañera. Jesucristo duerme en la cruz el sueño de la muerte, ábrenle el costado y de él sale la Iglesia, su esposa, figurada por la sangre y el agua. Entre Adán y Eva existe una uni6n indisoluble. Entre Jesucristo y su Iglesia existe una unión que no tendrá fin: “Estad ciertos que yo estaré continuamente con vosotros hasta la consumación de los siglos” (Mat., XXVIII, 20). Adán peca, y es arrojado del paraíso. Jesucristo, después de bajar del cielo, se hizo, por amor nuestro (II Cor., V, 21), como si hubiese sido el pecado mismo. Por contraste. – Adán es el padre de todos los hombres según la carne. Jesucristo es el padre de todos los hombres según el espíritu. “Por el pecado de Adán todos los hombres incurrieron en la condenación. Por la justicia de Jesús, todos los hombres reciben la justificación de la vida” (Rom., V, 18). Por Adán vino la muerte, y por Jesús la resurrección de los muertos. Todos mueren en Adán y todos serán vivificados en Cristo. (I Cor., XV, 21, 22).  

Abel 

¿Cómo es Abel figura del Mesías? Abel fue pastor de ovejas. Jesús es el pastor de las almas: “Yo soy el buen pastor, dice Jesús, conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen” (Juan X, 14). El sacrificio de Abel fue agradable a Dios; el de Caín fue rechazado. El sacrificio de Jesús es el único que Dios acepta para la remisión de los pecados; los de la ley antigua no tienen este valor.  “Lo que se ofrece según la ley no ha sido de tu agrado. Y dije: Heme aquí que vengo ¡oh mi Dios! para hacer tu voluntad; abolió el primer sacrificio para establecer el segundo” (Hebr., X, 8, 9). Abel por su piedad excitó la envidia de Caín. Jesús por su santidad y sus milagros se atrajo el odio de los Judíos, sus hermanos. Caín dijo a su hermano Abel: “Vamos afuera” y cuando estuvieron en el campo, Caín mató a su hermano Abel. Los Judíos condujeron a Jesús fuera de los muros de Jerusalén y lo crucificaron en el Gólgota. “La voz de la sangre de tu hermano clama hasta mí” (Gen., IV, 10), dijo Dios a Caín. “La aspersión de la sangre de Jesús habla mejor que la de Abel” (Hebr., XII, 24), dice San Pablo. Andarás errante y fugitivo por la tierra” (Gen., IV, 12), dijo Dios a Caín. Haré que la casa de Israel sea agitada entre todas las gentes, como se criba el trigo en un harnero” (Amós IX, 9), dijo Dios por boca del profeta Amós. “Puso el Señor a Caín una señal, para que no lo matase todo el que lo encontrase” (Gen., IV, 15)“Dios, dice el Profeta-Rey, me dará indicios acerca de mis enemigos: no los mates porque tal vez no se olviden mis pueblos” (Salmo LVIII, 12). Los Judíos, enemigos de Jesucristo, son fáciles de reconocer en todas partes: no han desaparecido como tantos otros pueblos; hace diecinueve siglos que el pueblo fiel es testigo del castigo de la prevaricación judaica. 

Noé 

¿Cómo es Noé figura del Mesías? Noé fue el consuelo de su padre Lamec; que es lo que significa Noé. Jesús, que quiere decir Salvador, por la salvación que procura a los hombres, consuela, es decir, aplaca a su Eterno Padre, irritado por el pecado. “Este es mi querido Hijo, en quien tango puesta toda mi com­placencia” (Mat III, 17). “Noé fue varón justo y perfecto, en sus generaciones; con Dios anduvo” (Gen., VI, 9). Jesús decía a los fariseos:  “¿Quién de vosotros me convencerá de pecado?” (Juan VIII, 46). Noé, por orden de Dios, construyó una arca que debía salvar a todos los que estaban con él. Jesús ha fundado la Iglesia fuera de la cual no hay salvación. Mientras Noé construía el arca no cesaba de predicar la penitencia, y no lo escucharon. Jesús no cesaba de decir a los Judíos, mientras traba­jaba en establecer su Iglesia: “Haced penitencia: si no hiciereis peni­tencia todos pereceréis ti” (Mat., IV, 17; Luc., XIII, 3), y tampoco lo escucharon. El arca de Noé encerraba toda clase de criaturas, de animales puros e impuros. De la Iglesia de Jesucristo forman parte habitantes de todas las naciones, justos y pecadores. Después del sacrificio que ofreció Noé al salir del arca, Dios hizo alianza con él. Después del sacrificio de la cruz, Dios ha hecho con Nuestro Señor, y por Él con los hombres, una alianza que será eterna. Noé repobló la tierra. Nuestro Señor pobló la tierra de justos y el cielo de santos. Cam se mofó de Noé. Los Judíos se mofaron de Jesucristo crucificado. Cam fue maldecido en su posteridad, y sus hermanos bendecidos de Dios. Los Judíos mofadores de Jesús han sido maldecidos por Dios, y los verdaderos hijos de Israel, los discípulos de Jesucristo, han sido colmados de bendiciones.  

Abraham 

¿Cómo es Abraham figura del Mesías? Abraham es el padre del pueblo de Dios: “Te haré padre de un gran pueblo, y te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y serás bendito. Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan” (Gen., XII, 2, 3). “Jesucristo es el padre del pueblo cristiano; tiene la bendición de Dios y ha recibido todas las gentes en herencia, y en posesión, los territorios de la tierra” (Salmo II, 8). Los que lo bendigan serán benditos, y los que lo maldigan serán malditos. 

Melquisedec 

¿Cómo es Melquisedec figura del Mesías? Melquisedec aparece en la Escritura “sin padre, sin madre, sin genealogía, sin ser conocido el principio de sus días, ni el fin de su vida” (Hebr., VII, 3).Jesucristo no tiene padre en la tierra, ni madre en el cielo:  “¿Quién contará su generación?” (Isaías LIII, 8). No tiene principio ni tendrá fin: “De mi seno antes del lucero te engendré” (Salmo CIX, 3). “Tú eres sacerdote por toda la eternidad” (Hebr., VII, 21). “El nombre de Melquisedec, en primer lugar, significa rey de justicia, además era rey de Salem, que quiere decir rey de paz” (Hebr., VII, 2). Jesucristo es por excelencia el rey de la justicia y de la paz: “Yo he sido por él establecido rey sobre Sión, monte santo suyo, para predicar su precepto” (Salmo II, 6)“En Él, la misericordia, y la verdad se encontraron: la justicia y la paz se besaron” (Salmo LXXXIV, 11). “Melquisedec era sacerdote del Dios Altísimo” (Gen., XIV, 18). “Jesucristo ha sido constituido pontífice por toda la eternidad según el orden de Melquisedec” (Hebr., VI, 20). Melquisedec, sacerdote del Altísimo, ofreció pan y vino. Jesucristo ha instituido el santo sacrificio de la misa bajo las especies de pan y vino. Melquisedec bendijo a Abraham y en él a todas las naciones. Jesucristo bendijo a la Iglesia, cuyos hijos son los verdaderos hijos de Abraham, padre de todos los creyentes.  

Isaac 

¿Cómo es Isaac figura del Mesías? El nacimiento de lsaac fue anunciado a Sara por un ángel. También fue un ángel quien anunció a Maria el nacimiento de Jesús. Isaac es hijo único de Sara. Jesús es hijo único de Maria. lsaac inocente es condenado a morir. Jesús, la misma inocencia, es también condenado a muerte. Isaac debe ser inmolado por su padre. Dios Padre es quien ejecuta, por manos de los Judíos, la sentencia de muerte contra su Hijo: “Dios no perdonó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros” (Rom., VIII, 32). Isaac subió a una montaña, cargado con leña que debía consumirlo. Jesús subió al monte Calvario, cargado con su cruz. Isaac consiente en ser inmolado y se deja atar sin resistencia. Jesús se ofrece a la muerte y se deja clavar en la cruz, entregándose como manso cordero, a sus verdugos. Isaac no es inmolado ni resucita sino en figura. Jesucristo muere y resucita en realidad. Isaac recibe en recompensa de su obediencia la promesa de una poste­ridad numerosa. Jesucristo se hizo obediente hasta la muerte; y muerte de cruz. Por lo cual también Dios lo ensalzó y le dio nombre superior a todo nombre” (Filip., II, 8, 9)

Jacob

¿Cómo es Jacob figura del Mesías? Jacob, manso y virtuoso, es perseguido por su hermano Esaú, por causa de las bendiciones que ha recibido de su padre. Jesús, la misma mansedumbre y santidad, es también odiado por los Judíos, porque ha recibido de Dios, su Padre, todo poder en obras y en palabras. Jacob va a un país lejano, por orden de su padre, para buscar esposa, sólo la obtiene después de largos y rudos trabajos, y vuelve a su patria para recibir de nuevo la bendición de Isaac. El Hijo de Dios es enviado por su Padre a la tierra para adquirir, al precio de su sangre, a la Iglesia, que es su esposa; y vuelve al cielo donde resuena en alabanza suya este cántico de los Santos y de los Ángeles:  “Al que está sentado en el trono, y al Cordero, bendición, y honra, y gloria, y potestad por los siglos de los siglos” (Apoc., V, 13). Jacob, por sus doce hijos, llega a ser cabeza de un pueblo numeroso. Jesús, por sus doce Apóstoles, llega a ser cabeza de una multitud innumerable de elegidos.  

José 

¿Cómo es José figura del Mesías? José es el blanco de la envidia de sus hermanos por ser más amado de su padre que ellos, y porque les anuncia su grandeza futura. Jesús, en quien el Padre puso todas sus complacencias, y que se proclama Mesías, es objeto de la envidia y odio de los Judíos, sus hermanos. José es enviado a sus hermanos. Jesús es enviado a los Judíos, sus hermanos. José es vendido a unos mercaderes extranjeros. Jesús es vendido por Judas y entregado a los Romanos, que eran extranjeros. La túnica de José fue empapada en la sangre de un cabrito. La túnica de Jesús quedó empapada de su propia sangre en la flagelación. José es vendido como esclavo a Putifar. “Jesús se anonadó a sí mismo, tomando la forma de siervo” (Filip., II, 7), y padeció el suplicio de la cruz que se reservaba para los esclavos. José, inocente, es encarcelado y no se defiende. Jesús, inocente de los crímenes que se le imputan, no abre la boca delante de sus acusadores. José, detenido con dos prisioneros, anuncia al uno su muerte y al otro su gloriosa libertad. Jesús, crucificado entre dos ladrones, promete al uno la felicidad del cielo, y abandona al impenitente a la condenación. José pasa de la cárcel a las gradas del trono de Faraón. Jesús sale glorioso del sepulcro. José alimentó al pueblo con el trigo que había almacenado. Jesús es el pan de vida, el pan bajado del cielo. Los hermanos de José padecen hambre mientras no acuden a pedirle trigo. Los Judíos padecen hambre espiritual mientras no acuden a pedir a Jesucristo el pan de la verdad. El rey Faraón mudó el nombre de José y llamóle, en lengua egipciaca, Salvador del mundo” (Gen., XLI, 45)Hemos conocido que éste (Jesucristo) es verdaderamente el Salvador del mundo” (Juan IV, 42). José perdona a sus hermanos. Jesús perdona a sus verdugos. El rey Faraón colma de honores a José y le confiere el gobierno de toda la tierra de Egipto. Dios lo ensalzó (a Jesucristo) y le dio nombre superior a todo nombre, a fin de que al nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo, en la tierra y en el infierno, y toda lengua confiese que el Señor Jesucristo está en la gloria de Dios Padre” (Filip., II, 9-11)

Job 

¿Cómo es Job figura del Mesías? Job, hombre justo y temeroso de Dios, es probado con toda suerte de trabajos; pasa por las pruebas más espantosas; mas, en medio de tantos males, su paciencia no se altera, reconoce el supremo dominio de Dios y su sabiduría infinita.  “El Señor me lo dio todo, el Señor me lo quitó; como agradó al Señor, así se ha hecho:  bendito sea el nombre del Señor” (Job I, 21). Jesucristo, el justo por excelencia, se ve despojado de todo, abando­nado de sus discípulos, cubierto de llagas de pies a cabeza, y no abre su boca para quejarse:  “Padre mío, no se haga mi voluntad” (Mat., XXVI, 42).  

Moisés 

¿Cómo es Moisés figura del Mesías? Moisés se sustrae a las órdenes crueles de Faraón. Jesús se sustrae a las órdenes crueles de Herodes. Ambos pasan los primeros años de su vida en Egipto. Moisés se prepara a su misión de libertador de Israel por medio de cuarenta años de destierro en el desierto y cuarenta días de ayuno en el Sinaí. Jesús se prepara a su misión de Salvador del mundo por medio de treinta años de retiro en Nazaret y cuarenta días de penitencia en el desierto. Moisés hace milagros para librar a su pueblo de la servidumbre de Egipto. Jesús hace milagros para librar a los hombres de la esclavitud del demonio. Moisés manda inmolar el cordero pascual. Jesús, verdadero Cordero Pascual, se inmola a sí propio y manda a los Apóstoles ya sus sucesores que continúen su sacrificio. Moisés hace atravesar las aguas del mar Rojo al pueblo hebreo para librado de la servidumbre de Egipto. Jesucristo hace pasar a los hombres por el agua del bautismo, para librarlos de la esclavitud del pecado original. Moisés guía a los hebreos a través del desierto hacia la tierra prometida. Jesucristo conduce a los cristianos a través del desierto de esta vida, hacia el cielo, que es la verdadera tierra prometida. Moisés alimenta a su pueblo con el maná caído del cielo, y apaga su sed con el agua que con su vara hace brotar de la roca. Jesucristo alimenta a los cristianos con el verdadero pan de vida bajado del cielo, y apaga su sed con el agua que manará hasta la vida eterna (Juan IV, 14). Moisés es el legislador del pueblo hebreo. Jesucristo es el legislador de todos los hombres. (Juan IV, 14). Moisés es el legislador del pueblo hebreo. Jesucristo es el legislador de todos los hombres. Moisés es el profeta del Antiguo Testamento. Jesucristo es el profeta del Nuevo. En efecto, Dios dijo a Moisés: “Levantaré para ellos un profeta de en medio de sus hermanos, semejante a ti” (Deut., XVIII, 18). La ley antigua se promulgó en el Sinaí, el día de Pentecostés, en medio de truenos y relámpagos. La ley nueva se promulgó en el cenáculo, el día de Pentecostés, en medio del ruido de un viento impetuoso que venía del cielo, y a la luz de las lenguas de fuego que descansaban sobre la cabeza de los Apóstoles. Al descender Moisés del monte, su rostro estaba inundado de luz. El rostro dé Jesucristo resplandeció como el sol en el monte Tabor. Moisés ofrece sangre de victimas para confirmar la antigua alianza. Jesucristo ofrece su sangre para confirmar la nueva alianza. Por mediación de Moisés se apacigua la cólera de Dios irritado contra su pueblo. Jesucristo apacigua sin cesar la cólera de Dios irritado contra los pecadores.  “Uno es el mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre (I Tim., II, 5). De aquí es que puede perpetuamente salvar a los que, por medio suyo, se presentan a Dios, como que está siempre vivo para interceder por nosotros” (Hebr., VII, 25). Moisés envía doce hombres a explorar la tierra de Canaán. Jesucristo envía doce apóstoles para convertir al mundo. Pero Moisés no introduce a los Hebreos en la Tierra prometida. No pertenece sino sólo a Jesús, mucho mayor que Moisés, abrir el cielo a los hombres. 

Aarón 

¿Cómo es Aarón figura del Mesías? Aarón es el pontífice del Antiguo Testamento. Jesucristo es el pontífice del Nuevo. Aarón y sus sucesores son consagrados con óleo extraído deL fruto de los árboles. La unción de Jesucristo es completamente espiritual “Te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría” (Salmo XLIV, 8). Sólo el pontífice de la antigua alianza “entraba una vez al año en el Sanctasanctórum, no sin llevar allí sangre, la cual ofrecía por sus igno­rancias y por las del pueblo” (Hebr., IX, 7). Jesucristo “no con sangre de machos de cabrío, ni de becerros, sino con la sangre propia entró una sola vez en el santuario, habiendo obtenido una eterna redención” (Hebr., IX, 12)“Aarón debía llevar las iniquidades que cometieron los hijos de Israel” (Ex., XXVIII, 38) por las faltas cometidas en los sacrificios. “Jesucristo tomó sobre si nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores. Él fue llagado por nuestras iniquidades y quebrantado por nuestros pecados” (Is., LIII, 4, 5; Mat., VIII, 17)

Josué 

¿Cómo es Josué figura del Mesías? Josué significa Salvador. Jesús quiere decir Salvador. Josué, y no Moisés, fue quien introdujo a los hebreos en la Tierra prometida, después de Pasar el Jordán. La ley nueva de Jesucristo, y no la antigua dada por Moisés, es la que nos hace entrar en el cielo después de haber sido purificados con las aguas del bautismo. “No se justifica el hombre por las obras solas de la Ley sino por la fe de Jesucristo” (Gal., II, 16)“La Ley no condujo ninguna cosa a perfección, sino que conduce a una esperanza mejor por la cual nos acercamos a Dios” (Hebr., VII, 19). Josué fue muy grande salvando a los escogidos de Dios, derrotando a los enemigos que se le oponían, para que Israel lograse la herencia (Ecli., XLVI, 2). Jesucristo es el león de la tribu de Judá (Apoc., V, 5), que domina en medio de sus enemigos (Salmo CIX, 2), y los quebrantará como a vaso de alfarero (Samo II, 9). 

Gedeón 

¿Cómo es Gedeón figura del Mesías? Gedeón es el último entre sus hermanos. Jesucristo ha querido apa­recer como el último de los hombres. La misión de Gedeón le es manifestada por medio de milagros. Jesucristo da a conocer su misión divina por medio de milagros. Gedeón triunfa de los Madianitas con un corto numero de hombres. Jesucristo conquista el mundo con doce Apóstoles. 

Sansón 

¿Cómo es Sansón figura del Mesías? Un ángel apareció a la madre de Sansón y le dijo: “Estéril eres y sin hijos; mas concebirás y parirás un hijo” (Jueces XIII, 3). El ángel Gabriel dijo a María: “No temas, María, porque has hallado gracia en los ojos de Dios. Sábete que has de concebir en tu seno y parirás un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús” (Mat., II, 23). Dijo también el ángel a la madre de Sansón: “Él será nazareno de Dios” (Jueces XIII, 5)“Jesús vino a morar en una ciudad llamada Nazaret, cumplién­dose de este modo el dicho de los profetas: Será llamado nazareno” (Mat., II, 23). El ángel siguió diciendo a la madre de Sansón: “Él comenzará a librar a Israel de mano de los Filisteos” (Jueces XIII, 5). El ángel dijo a Marta: “Él ha de salvar a su pueblo de sus pecados” (Mat., I, 31). Sansón escoge a su mujer de entre los Filisteos, y le confía sus secretos. Jesús forma su Iglesia de pueblos paganos, y le confía el depósito de su doctrina. Al ir Sansón a ver a esa mujer, encuentra en el camino un cachorro de león; se dirige a él sin armas y lo hace trizas; pocos días después halla en la boca del animal un panal de miel que las abejas habían ela­borado en ella como si fuese su colmena. Jesucristo, sin armas, ha domado a los Gentiles, y les ha hecho aceptar su yugo que es suave y dulce como la miel. Sansón mata a mil Filisteos con una quijada de asno. Jesucristo triunfa de sus enemigos por la sencillez de sus Apóstoles y de sus santos. Sansón arranca durante la noche las puertas de Gaza, donde se hallaba encerrado, y las lleva a través de una guardia de soldados a la cumbre de una montaña. Encerrado Jesucristo por tres días en el sepulcro, rompe durante la noche las puertas y cerraduras de la muerte, y a través de sus guardas se las lleva hasta el cielo, en donde la muerte no se ceba ya ni en Él ni en sus escogidos. Sansón muere voluntariamente, aplastado con tres mil Filisteos, debajo de los escombros de un edificio derribado por él mismo, y con su muerte destruye más enemigos que durante su vida. Jesús, al morir voluntariamente echa por tierra el poder del demonio haciéndole más daño con su muerte voluntaria que durante su vida. 

David 

¿Cómo es David figura del Mesías? David nace en Belén. Jesús nace en Belén. David recibe la unción real de manos de Samuel por orden de Dios. Jesús ha sido establecido rey sobre Sión, monte santo suyo (Salmo II, 6). David derriba de una pedrada a Goliat. Jesús con la cruz vence a Satanás. David no consigue reinar sobre todo el pueblo de Israel sino después de largos trabajos y grandes persecuciones. Jesucristo no es reconocido como Rey de reyes sino después de treinta y tres años de humillaciones y tres siglos de persecución contra su Iglesia. David en el trono fue perseguido, maldecido, desterrado. Jesucristo, desde la fundación de la Iglesia, se ha visto traicionado con frecuencia, abandonado, y ha sido el blanco del odio de muchos. David acabó por triunfar de todos sus enemigos. Jesucristo triunfa siempre de todos sus enemigos. 

Salomón 

¿Cómo es Salomón figura del Mesías? Salomón significa pacífico. Jesús es el príncipe de la paz (Isaías IX, 6). Salomón toma por esposa a la hija del rey de Egipto. Jesucristo elige a la Iglesia, su esposa, entre los Gentiles. Después de las guerras y conquistas de David, Salomón tiene un reinado tranquilo y glorioso. Después de sus luchas y victorias terrestres, Jesús sube al cielo, donde su reino glorioso no tendrá fin: “¿Quién es este rey de la gloria? Señor fuerte y poderoso” (Salmo XXIII, 8). Salomón edifica un magnífico templo al verdadero Dios. Jesucristo edifica su Iglesia, que es también el templo de Dios.  “Vosotros sois templo de Dios vivo” (II Cor., VI, 16), dice San Pablo a los fieles de Corinto. Los Judíos y los habitantes de Tiro (en mayor número que los Judíos) se unieron para construir el templo de Dios. Los Judíos y los Gentiles (en mayor número que los Judíos) se unen para fundar la Iglesia. La sabiduría de Salomón, tan renombrada en países lejanos, atrae hacia él a los reyes de las naciones, los cuales acuden con ricos presentes. La sabiduría de Jesucristo, conocida en el mundo entero, hace afluir a Él a los reyes y a los pueblos, los cuales depositan a los pies del Señor sus corazones y sus riquezas. 

Jonás 

¿Cómo es Jonás figura del Mesías? Jonás es arrojado al mar para que se salve la tripulación, e inmediatamente cesa la tormenta. Jesús da su vida por salvar al mundo. “Vosotros no entendéis nada, decía Caifás a los fariseos. Ni reflexionáis que os conviene que muera un solo hombre por el pueblo, y no perezca toda la nación” (Juan IX, 49, 50). “Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de una ballena. Así el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra” (Mat., XII, 40). Jonás, lanzado vivo del seno de la ballena, cumple su misión entre los ninivitas, los cuales se convierten. Jesús resucitado atrae a los Gentiles por medio de sus Apóstoles, al conocimiento del verdadero Dios. Jonás exhorta a los ninivitas a hacer penitencia. “Haced penitencia, dice Jesús, porque se acerca el reino de los cielos” (Mat., IV, 17).  

El Mesías prefigurado por hechos simbólicos

El árbol de la vida

¿Cómo es el árbol de la vida figura del Mesías? El árbol de la vida, plantado en medio del paraíso, daba un fruto que tenía la virtud de reparar el cuerpo y preservarlo de la muerte. Jesucristo, pendiente del árbol de la cruz, es el verdadero fruto de vida que da la inmortalidad. “Quien comiere de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo” (Juan VI, 52).  

El cordero pascual 

¿Cómo es el cordero pascual figura del Mesías? El cordero que los Judíos inmolaban y comían en la fiesta de Pascua había de ser sin mancha. Jesús es el cordero inmaculado y, sin tacha (I Pedro, 19). Dios ordenó a los Hebreos cómo debían comer el cordero pascual “Ceñiréis vuestros lomos, y tendréis zapatos en los pies y báculo en las manos, y lo comeréis apresuradamente, porque es la Fase (esto es el paso) del Señor” (Éxodo XII, 11). El que come la carne del Cordero de Dios, debe tener ceñidos los lomos, es decir, ser casto; un báculo en la mano, esto es, ser fuerte contra el demonio; calzados los pies, es decir, ser viajero que camina hacia el cielo. El sacrificio del cordero se ofrecía en expiación de los pecados. Jesús es el Cordero de Dios que, por su muerte, quita los pecados del mundo. La sangre del cordero, con la cual se rociaron las puertas de las casas de los Hebreos, preservó a éstos de la plaga que hirió a los Egipcios. La sangre de Jesucristo salva a los hombres que se aplican sus méritos. Estaba prohibido quebrantar los huesos de la victima.  Cuando los soldados llegaron a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas…, en cumplimiento de la Escritura: “No le quebraréis ni un hueso” (Juan XIX, 33, 36). El cordero pascual había de comerse con pan sin levadura.  “Jesucristo, nuestro Cordero pascual, ha sido inmolado. Por tanto, celebremos la fiesta no con levadura añeja, ni con levadura de malicia y de corrupción, sino con los panes ázimos de la sinceridad y de la verdad” (I Cor., V, 7, 8). Después de haber comido el cordero pascual, los Hebreos se vieron libres de la servidumbre de Egipto. Jesucristo, en la Sagrada Eucaris­tía, nos hace triunfar de nuestras pasiones y del demonio.  

El maná

¿Cómo es el maná figura del Mesías? La Sagrada Escritura llama al maná pan de los ángeles, pan del cielo. Jesucristo es el verdadero pan de los ángeles bajado del cielo. “Moisés no os dio pan del cielo, mi Padre es quien os da a vosotros el verdadero pan del cielo. Porque pan de Dios es aquel que ha descendido del cielo, y que da la vida al mundo. Yo soy el pan de vida” (Juan VI, 32, 33, 35). El maná se dio a los Hebreos en el desierto después de salir de Egipto, hasta que entraron en la Tierra prometida. El verdadero pan del cielo es para los que, una vez salidos del pecado, atraviesen la vida presente como un desierto, y suspiren por el cielo, en donde verán a Aquel en quien creyeron sin haberlo visto (I Pedro, I, 8). Si creyeres, verás la gloria de Dios” (Juan XI, 40). 

La serpiente de bronce 

¿Cómo es la serpiente de bronce figura del Mesías? Por orden de Dios, Moisés erigió una serpiente de bronce a cuya vista se curaban las picaduras de las serpientes, venenosas. “Así es menester que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todo aquel que crea en Él, no perezca, sino que logre la vida eterna” (Juan III, 14, 15). La serpiente de bronce se parecía a las serpientes venenosas en todo, menos en el veneno. El Hijo de Dios fue enviado revestido de una carne semejante a la del pecado (Rom., VIII, 3). Ha experimentado todas las tentaciones, a excepción del pecado (Hebr., IV, 15). 

RESUMEN 

De las figuras del Mesías en general. Las figuras del Mesías eran como retratos que daban a conocer los rasgos característicos del Mesías y las circunstancias de su vida. La autenticidad de esas figuras se comprueba por la Sagrada Escritura, por la Tradición y por la conformidad perfecta entre las figuras y Nuestro Señor. Divídense las figuras en personales reales, según sea una persona o una cosa lo que sirve de figura.

Personajes que han figurado al Mesías.- Adán, Abel, Noé, Abraham, Melquisedec, Isaac, Jacob, José, Job, Moisés, Aarón, Josué, Gedeón, San­són, David, Salomón y Jonás son los personajes que, en la ley antigua. figuraron al Mesías. Adán es figura del Mesías por semejanza y por contraste. Adán es el rey del universo, y forma con Eva una sociedad indisoluble. Jesús declara que le ha sido dado todo poder. Entre Él y la Iglesia existe una sociedad que jamás tendrá fin. Adán es el padre de los hombres según la carne, Jesús lo es según el espíritu. Abel fue pastor de ovejas, ofreció un sacrificio agradable, y fue perseguido y muerto por su hermano Caín. Jesús es el buen pastor; Dios Padre aceptó su sacrificio, y los Judíos lo crucificaron. Noé fue hombre justo y perfecto; salvó a la humanidad del diluvio y repobló la tierra. Jesús fue el justo por excelencia, a quien nadie pudo convencer de pecado; ha establecido la Iglesia, y puebla la tierra de justos y el cielo de santos. Abraham es el padre del pueblo de Dios. Jesucristo es el padre del pueblo cristiano. Melquisedec, sacerdote del Altísimo, ofreció pan y vino. Jesucristo, verdadero pontífice según el orden de Melquisedec, instituyó el sacrificio de la Misa bajo las especies de pan y vino. Isaac, inocente, es condenado a muerte; debe ser inmolado por su padre, y él mismo lleva la leña para el sacrificio. Jesucristo, la inocencia misma, es entregado a la muerte por su Padre, cuya sentencia ejecutan los Judíos, y sube al Calvario cargado con la cruz. El virtuoso Jacob se ve perseguido por su hermano Esaú. Jesucristo, la santidad misma, se ve odiado por los Judíos. Jacob tuvo doce hijos Jesucristo eligió doce apóstoles. Enviado José a sus hermanos, éstos le venden, y al ser encarcelado, no se defiende. Jesús es enviado a los Judíos, vendido por Judas, y calla delante de sus acusadores. Detenido José con dos prisioneros, anuncia al uno la ­muerte, y al otro la libertad. Jesús, crucificado entre dos ladrones, promete al uno el cielo, y abandona al impenitente a la condenación. José perdona a sus hermanos Jesús perdona a sus verdugos. La paciencia de Job en medio de sus males es admirable. Jesús, abandonado y cubierto de llagas, no abre la boca para quejarse. Moisés es enviado de Dios, obra prodigios, libra al pueblo de Israel de la servidumbre, y le da la ley escrita. Jesucristo es el enviado de Dios, obra milagros para librar a los hombres de la esclavitud del demonio y se constituye legislador de la nueva alianza. Josué introduce al pueblo hebreo en la Tierra prometida. Jesucristo ha abierto el cielo a los elegidos. Gedéon vence a los Madianitas con un corto número de hombres. Jesús con doce apóstoles conquista el mundo. Aarón figura al Mesías en su sacerdocio. Sansón, en su fuerza; David, en sus humillaciones y en su gloria. Sasón, en su sabiduría, y Jonás, en su resurrección.

Hechos simbólicos.- Son también figuras del Mesías el árbol de la vida, el cordero pascual, el maná y la serpiente de bronce. El árbol de la vida era una prenda de inmortalidad para el cuerpo. Jesu­cristo es el verdadero fruto de vida, prenda de la eterna bienaventuranza. La sangre del cordero pascual preservó a los Hebreos de la terrible plaga que afligió a los Egipcios. La sangre de Jesucristo salva a los hombres que se aplican sus méritos. La Sagrada Escritura llama al maná pan de los ángeles, pan del cielo. Jesucristo es el verdadero pan de los ángeles bajado del cielo. La serpiente de bronce colocada en lugar elevado curaba a los Hebreos que la miraban. Del mismo modo, el Hijo del hombre ha sido levantado en la cruz para redimir al hombre.